Amplitud dividida


Líneas rectas y puras para un espacio ordenado.

Nos reciben unas paredes revestidas con madera de roble y fondo lacado en gris plomo, detalle que parece un simple elemento decorativo, pero que oculta la puerta de uno de los dormitorios, un armario, las cajas de automáticos y otra puerta corredera que sirve para crear una segunda habitación.

La iluminación (en su totalidad de led), crea un papel muy importante en el conjunto global, ya que su utilización como luz indirecta, crea un ambiente agradable a la vez que las líneas rectas de la luz integrada en techos y paredes nos indican el sentido de circulación de la casa.

El mueble de entrada/pasillo, sirve como recibidor, a la vez que oculta pilares y bajantes. Sirve como armario para el dormitorio y como mueble de almacenaje tras sus múltiples puertas.

La ventana del salón-comedor se modificó y pasó de dos ventanas a tres, consiguiendo así una gran amplitud con detalles muy cuidados buscando siempre una gran luminosidad tanto para esta estancia como para toda la casa.

El dormitorio principal, como no podía ser de otra forma en esta vivienda, integra todos los elementos necesarios de una suite de lujo, baño, cama y armario armónicamente fusionados.

Mobiliario: AZORIN. Fotografía: MOLINA FOTÓGRAFOS