La casa de la abuela

La casa de la abuela siempre tendra ese encanto que nos cautivo de pequeños


El blanco puro que da paso a una nueva vida

Blanco, símbolo de luz y de vida. Vida como la que se le ha dado a este nuevo hogar, creando una planta baja de única estancia, separado en tres ambiente. Salón / cocina / comedor. Todo a la vista, todo comunicado para hacer una vida más amena y libre, sin tabiques ni puertas que nos separen, que nos pongan trabas en nuestro día a día.

Todo unido, todo junto, ¿todo...?

Todo, menos el baño de servicio que debido a la antigua distribución de esta vivienda estaba ligado a la cocina. Así que en AZORIN, nos pusimos manos a la obra para realizar un forrado de pared que integrara plenamente la puerta del baño con el fin de ocultar el acceso de éste. Gracias a esta perfecta integración no vemos ninguna puerta en la planta baja, creando mayor dinamismo y amplitud visual.

Para el forrado de la antigua escalera se utilizó madera de fresno teñida en la huella y metal pintado en color negro para la tabica. Consiguiendo una combinación perfecta.